23 January, 2014

OPERA EN EL METRO


L’home que cantava ópera al metro

Siempre en la estación de Paseo de Gracia, siempre en el andén de enfrente. Cantaba ópera ajeno a los transeúntes. Un señor mayor bien vestido y con un porte elegante que se iba agarrotando con la edad. No pedía dinero. No pedía aplausos. No parecía pedir atención. Simplemente parecía ser parte de la escena. Coincidí con el muchas veces a lo largo de los años, siempre al volver a casa desde el trabajo.

Era uno de esos personajes que despiertan simpatía, y, sobretodo, muchas preguntas. Cómo fue su vida hasta llegar a cantar en el metro. Quizá habías sido cantante de éxito o un eterno aspirante a una plaza en el Liceo. O un simple aficionado decidido. Y te preguntabas si su familia, seguramente de buena posición, veía con buenos ojos sus actuaciones en el metro.Y cuando ya hacía unos años que lo veías, te preguntabas cuantos años llevaba bajando las escaleras hasta la profundidad de Barcelona para cantar. Y por que en Paseo de Gracia, ¿por una acústica especial o por que le parecía que el glamour de la avenida en la superficie encima de él era más propicia a la ópera que cualquier otra calle'? ¿O simplemente por que vivía cerca? Y sobretodo, yo me preguntaba por el primer día, el primer día que se situó en el andén y improviso un aria. ¿Como se sentía al llegar, como se sintió cantando y como se sintió de vuelta a casa? 

Pero nunca hablé con él. Siempre estaba en el andén de enfrente y yo tenía demasiadas ganas por alejarme del despacho como para subir y bajar escaleras y atravesar pasillos abarrotados de gente con prisas y turistas despistados para hablar con un loco que cantaba ópera en el metro. Aunque me pareciera simpático e interesante. Los días malos de trabajo, al verlo allí tan entregado a su pasión, no podías evitar mirarlo y escucharlo con más atención que otros días. Aquel hombre era perseverante en su pasión, y eso es algo muy digno sea cuál sea el resultado.

Hoy he leído vía Facebook un artículo hablando de él, ha fallecido, y he encontrado un video acerca de él. Hay trozos en catalán, pero creo que se entiende. Curioso que el señor empezó cantando en el Parc de la Ciutadella y se traslado al metro tras encontrar un cadáver en el parque. Seguramente leí aerca del cadáver en la prensa (en papel, claro) pero seguro que no mencionaban que lo había encontrado un señor que pasaba por allí cantando un aria. 

Parecía muy mayor, ya en esa edad en que la muerte no es una tragedia aunque produzca tristeza, pero es de esas personas que deja un buen recuerdo aun sin haberlo conocido, y estoy segura de que hizo que mucha gente reflexionara acerca de su vida y pusiera más empeño en lo que realmente le gustaba.

21 January, 2014

Dejando de fumar…es fácil (dicen)


9009558-detenido-en-esposas-sosteniendo-un-cigarrillo-de-fumar
Y lo dejé durante un mes y pico y volví a caer. Y lo gracioso es que no acabo de aceptar que vuelvo a fumar, y fumo a escondidas. Y eso que vivo sola. Me escondo en el baño, y para no salir apestando a humo me he comprado un traje de neopreno de segunda mano solo para fumar, y en la cabeza me pongo un gorro de ducha. Justo tras la ultima calada me cepillo los dientes hasta que me sangran las encías,  me como un chicle de menta y enciendo una barrita de incienso. No compro tabaco en los sitios habituales para que no me vea nadie. No fumo por la calle…Pero en realidad no fumo del todo, a ver, hace dos meses que no fumo durante cuatro días y fumo (a escondidas) los tres siguientes. Un sin vivir, cuatro días luchando contra las ganas de fumar y el cuarto día, cuando ya ha pasado la peor, coincide que hay un estanco ante mi en uno de esos minutos malos y zas, ahí me tienes, con las gafas de sol y la capucha puesta susurrando “un Lucky” con la cabeza gachay a partir de ahí tres días, dos paquetes sintiéndome culpable por fumar, por haber roto mi compromiso y por echar por la borda el esfuerzo.
Hay un minuto de condescendencia, de autoindulgencia, de debilidad que puede con todo, y es contra ese minuto contra el que lucho. Es solo un minuto el que me lleva del No fumo al Fumo. Al principio ese minuto solo se daba con algún amigo fumador y volvía a el viejo “¿me das un cigarro?”, y ese minuto se convertía en dos, tres a lo sumo, se consumía el cigarrillo y seguía sin fumar. Pero mi cerebro ha entendido que solo necesita un minuto para tumbar mi fuerza de voluntad y que puede ir más allá de un cigarrillo. Si entro a un estanco salgo con 20 y lo más fácil es que cuando se acaben compre 20 más.
Y ahora me es más difícil luchar contra esos Minutos. Contra ese Click. Y me cabrea, por que me sentí muy bien esas semanas sin fumar, no noté cambios físicos, aunque varias personas mencionaron mi buena cara, una mejora en la piel. Me sentí bien por que me sentí LIBRE. Y me cabrea por que vi que podía dejar de fumar con facilidad pero ahora se que puedo volver a caer con más facilidad aún. Y si dejar de fumar tiene un inconveniente, es el de engordarse, y ahí mi cuerpo parece que SI ha entendido que he dejado de fumar.
Pero sigo decidida. Así que he vuelto a sacar el polvo del libro de Allen Carr. Lo leí en el 2003, esperanzada apunté la fecha. Lo leí de tirón. Fumando. Me gustó. Está muy bien escrito y razona cosas que yo intuitivamente sabía pero nunca me había molestado en verbalizar. Leí el libro y lo recomendé a amigos. Algunos dejaron de fumar con él. Yo no. Mi argumento fue que yo era lectora compulsiva (en el 2003 todavía no había caído en las garras de la telebasura) y que no era tan fácil que un libro, uno más, cambiara mis hábitos. De hecho mi brillante argumento era “me encantó American Psycho y eso no me convirtió en psicópata, si leyeras más, no hubieras dejado de fumar”. 11 años después, decidida a dejar de fumar y lectora ocasional más influenciable por las lecturas escasas he retomado el libro. Siempre será mejor un libro que un parche, unos ansiolíticos, una hipnosis o unas agujas.
Y lo leo para reforzar lo que ya se y para volver a marcar una casilla de salida. Por que es algo que quiero hacer y no tengo por que no hacerlo. Y como veo que al blog llegan unas cuantas personas con búsquedas como “dejar de fumar” y cosas por el estilo, copio una de las reflexiones del libro que me parecen más acertadas.
“lo más trágico del fumar es que la sensación de disfrute que el fumador recibe del cigarrillo no es ni más ni menos que el placer de intentar volver al estado de paz, tranquilidad y confianza en el que vivía su cuerpo antes de engancharse. “
Allen Carr. Dejar de fumar es fácil si sabes cómo.
Y enciendo un cigarrillo. Uno de los últimos.
fumar3

20 January, 2014

¿Has probado a limpiarte el culo con un Iphone? O del conflicto entre la prensa escrita y la .com

 

rollos-de-papel-higienico

 

Los que me conocen  de tiempo, sabrán que de todos mis hábitos sanos o dañinos, uno que me cuesta erradicar es del tomarme el café de la mañana en un bar. Ningún cambio de trabajo o de horario ha logrado anularlo, aunque me ha llevado  a tomar mi café a sitios tan dispares como estaciones de tren, el Paseo de Gracia, un área de servicio en la A18, un chiringuito madrugador (ahhh! ¡nada como vivir en la playa!), una panadería debajo de casa (allí entre café y café me salió  un novio), el paraíso del glamour poligonero: el Bar El Currante (aquellas sillas roñosas y mesas de fornica blancas…). En fin, los sitios donde he tomado el café marcan las etapas de mi vida, al menos de la laboral,( la sentimental casi la marcan más los sitios donde me he tomado los cubatas).

Y no es solo el café, también  han contado los donuts (hasta que los plastificaron), los croissanes, y sobretodo la prensa. Por que aunque yo sea una apasionada de la telebasura, tengo mi parte curiosa que necesita leer el horóscopo, el tiempo y la programación de la tele a diario.

Pues de ahí viene el título del post. Ahora tomo el café debajo de casa, en un bar de menús de guerrilla. Un bar sin demasiada sofisticación con un comedor para curritos y uno para los de traje. A el acuden los trabajadores de un polígono cercano que lucha por no convertirse en un polígono fantasma, aunque los carteles de VENTA O ALQUILER cada vez son más y están más descoloridos por el sol. El bar tiene casi 40 años, el dueño, de mi edad, y al que conozco hace mil años, es la segunda generación. Cuando tomo el relevó de su padre cerraba a las 11 de la noche entre semana y los fines de semana hasta las 3 de la tarde. Ahora, cierra a las 4.30. Tan pronto como se recoge después de la comida. Hay menos fábricas, y aunque  en el  barrio vivimos más gente,tantas horas para poner un par de cervezas no compensa. Y en ese continuo plan de ajustes como el que llevan tantos negocios, ha decidido que prescinde de la prensa. Sus argumentos son: “que las noticias son siempre la misma mierda y que cada uno las puede leer en su móvil, al minuto y sin talar árboles”. Son unos argumentos irrefutables pero por más que lo intento, no consigo decantarme por la lectura en pantalla.

Las pantallas (fuera del horario laboral) me distraen, no consigo concentrarme en nada. Me falta el tener la página cogida a punto de pasarla. Me falta el orden por secciones del periódico. Me sobra la publicidad, las miles de ventanas.  Me molesta el es gratis pero no. Me cabrea leer noticias mas redactadas, no corregidas, no contrastadas pero que se tienen que colgar ya! Y leo prensa en Internet varias veces al día. De hecho soy adicta al móvil  y todo lo que él conlleva (que paradójicamente no es hablar por teléfono).

Pero la prensa en soporte papel, tiene unas funciones que van más allá de informar y a veces, entretener. Yo recuerdo atravesar un suelo fregado saltando de Opinión a Internacional y de ahí a Deportes sin dejar huella en el suelo fregado. Ahora pisamos indiferentes, sin respetar la tarea del que ha limpiado. Y es fundamental cuando pintas. A mi se me olvidó poner el especial Gürtel en el suelo el día que pinté un trozo de pared con pintura de pizarra negra, y ahí en el suelo han quedado unas gotas inalterables. Y el que ha tenido cachorros en casa, sabe que no hay otra forma de enseñar al perrito donde tiene que hacer pipi que la de ponerle la sección de política nacional cada vez más cerca de la puerta. Y todo el mundo sabe que solo se resuelven crucigramas a tachones en un periódico como Dios manda. Y sobretodo, todo el mundo sabe, que en caso de quedarte sin papel de wáter y que todos los pakis de la ciudad estén en cuarentena por gripe aviar, es mucho más efectivo un  periódico de papel que uno de formato electrónico. Y eso no lo discute nadie.

 

papel-higienico-arte-02

 

(Y la gente que sabe que tengo un blog pero no sabe cuál es, me preguntan por que no lo menciono en el CV. A algunos, les cambiaría el concepto que tienen de mi).

PD.Dicen que solo escribiendo llega la inspiración y a mi solo me dan apretones.

15 January, 2014

SESION PRIVADA- LA VIDA SECRETA DE WALTER MITTY


TO SEE THE WORLD,
THINGS DANGEROUS TO COME TO,
TO SEE BEHIND WALLS,
TO DRAW CLOSER,
TO FIND EACH OTHER AND TO FEEL.

THAT IS THE PURPOSE OF LIFE.
Ayer fui al cine. Eso es casi un acontecimiento. En los últimos 6-7 años he ido más veces a Baleares que al cine, dicho así puede parecer pedante, pero teniendo en cuenta que he ido 2 veces a Menorca y una a Ibiza, queda claro que he ido al cine menos de tres veces. Una. Ayer. Y fue toda una experiencia. No, no es que fuera a una sala 3-D (mi ojo vago no me lo permite), es que asistí a un pase privado de La Vida Secreta de Walter Mitty. La peli. la dirige y la protagoniza Ben Stiller. No soy especialmente fan suyo como actor, pero en esta peli. realmente está fantástico. La peli es un cuento, una serie de aventuras encadenadas por toda una serie de casualidades absurdas pero previsibles, previsibles pero absurdas, no se. Creíbles en modo cuento, increíbles en modo guión. Transiciones sin transición. La música muy acertada. Si te metes en la peli. y te dejas llevar por las emociones con las que juega, abres los ojos, los cierras, frunces el ceño, lo miras con pena, lo matarías por torpe, por cobarde, lo abrazarías por débil, te ríes, sonríes…En fin los cinéfilos tendrán opiniones más críticas, pero a mi, como cuentista la peli. me enganchó desde el minuto uno.


La moraleja, de nada sirve soñar y no perseguir los sueños. Y aquí es donde a mi personalmente me resuena la peli.

Y bueno la peli., además va haciendo referencias a otras pelis, genial la parodía de Benjamin Button, y trata temas como el conflicto papel-pantalla, los perfiles de las redes sociales, la deshumanizacion de la empresa… sin gran profundidad, sin debate, lo obvio. Pero lo hace con gracia, con un tono amable y divertido que se traga bien. Dejo para los expertos comentar  el reparto, los efectos, la realización…a mi me gustó todo.

Y la situación. Un cine de pueblo. Desierto. Hoy la sesión es un euro mas barata, así que cuando ayer llegamos a la taquilla nos dijeron que no sabían si la pondrían. No había nadie más y faltaban dos minutos para el inicio de la sesión. Nadie. Nosotros éramos tres. Una llamada de la chica de la taquilla y una sonrisa. “Os la ponen. La otra sala acaba un poquito antes así que podemos esperarnos. ¿os hago palomitas?”. Entramos a la sala desierta. Éramos tres y un cine vacío y ¡hubo que discutir donde nos sentábamos! A veces, tener demasiadas opciones complican la vida. Escoger a veces no es fácil. La sala decadente. Tapicerías roídas y una alfombra de palomitas pisoteadas. Acabó la peli. La chica entró a buscarnos, con el abrigo puesto, “os espero aquí, salir cuando queraís (se refería a los créditos)”. Nos acompañó al ascensor. Le agradecimos su amabilidad. Mis acompañantes me acompañaron al parking, desierto pero muy iluminado. Mi coche solo en el centro parecía un coche olvidado.La escena era de thiller. Mis acompañantes, un mosso de escuadra y un abogado. Toda la situación tenía un punto de irrealidad. Tenía algo de “exclusivo”, de “íntimo”, de “preparado”. No es fácil hacerme ir al cine un martes y menos si tengo que conducir un ratito, solo algunos novios intrépidos quinceañeros lo consiguieron cuando tenía novios intrépidos quinceañeros (claro que entonces  no conducía, y los cines no eran multisalas en polígonos industriales tomados por pandilleros chungos los findes). En fin, ayudó que un par de personas me hayan enviado mensajes o me hayan etiquetado en el Facebook con un “esadelblog, ésta peli., tú, tienes que verla”.

Y la peli te repite ese lema que te desvela “the purpose of life”, ni más ni menos.  Motivador, en catalán diríamos “engrescador”, me parece más acertado, pero no se como traducirlo. Y lo repiten unas cuantas veces hasta que sales del cine dispuesto a viajar a Copenhague en piragua y embarcarte en el primer carguero con destino a Groenlandia.

Y da tan buen rollo que alguien se acuerde de ti cuando sabe que algo te va a buscar. Que sepa que tienes que buscar el negativo 25, no resignarte a que lo has perdido. O que igual no se trata de hacer la foto, sinó de vivir el momento con intensidad. 

Nos vemos en Groenlandia. O en Bora Bora, claro.