29 April, 2008

MATAR LAS HORAS

Se levantó con un único objetivo: matar el tiempo. Nunca jamás antes había tenido esa necesidad, sin embargo hacía días que ese instinto criminal se había apoderado de todos sus movimientos.
En vano trataba de fingir, tras sus pasos caía un reguero de horas muertas.
Sin embargo el tiempo se resistía, y avanzaba con paso firme a un ritmo apenas imperceptible. De nada servía quedarse inmóvil en el pasillo, el tiempo se colaba por los lados, por entre sus piernas, por encima de ella. Tampoco servía adelantar el desayuno, el almuerzo o la merienda, igualmente llegaba la hora de comer, la de merendar, la de la cena...
Trató de refugiarse en un museo de historia, de sentarse en un pedestal con cara de momia egipcia, pero no tardó mucho en aparecer un guarda avisándola de que había llegado la hora de cerrar.
Pensó en las veces que había lamentado lo rápido que pasa el tiempo cuando en realidad, el tiempo nunca acababa de pasar.
Trato al menos de apresarlo, de mantenerlo como rehén, de someterlo a sus órdenes, de arrastrarlo con ella. El tiempo es escurridizo y le costó un poco, pero al final tras una encarnizada lucha contrarreloj, lo atrapó.
Se entretuvo pensando dónde era más seguro fijarlo, el viernes parecía una buena opción, pero aún quedaban un par de días y dudaba de poder mantenerlo distraído hasta entonces. Bajo la guardia solo un instante y el tiempo le arreó un mordisco a la tarde, que se convirtió en un agujero negro en su memoria. Raccionó rápido, y esta vez se lo ató a la espalda sin dejar de pensar que hacer con él.
En esas, le dió por mirar el reloj que llevaba en la muñeca. Con tanto contratiempo se le había hecho tarde.

8 comments:

carlota said...

El tiempo pasa... pero yo creo que nosotros somos los que hacemos que vaya más deprisa o más despacio, incluso que se pare. Puede que tan sólo sea una ilusión, pero intentar moverlo a nuestro antojo hará que nos creamos por unos segundos más libres, dueños de nuestro tiempo. Un beso.

Castigadora said...

Me gustó debo admitirlo.El tiempo es algo que no podemos controlar que se escapa de nosotros y por eso nos atrae irremediablemente.

Si pasamos mucho tiempo pensando en el tiempo, puedo que no nos quede demasiado para vivirlo al 100%

Un beso chica

Ñoco Le Bolo said...

Son solo segundos...
Todo está hecho de segundos...
No hay que parar el tiempo...
ni tiempo para pararlo.

¡Atrapa el segundo!
De uno en uno es fácil.

Tengo un segundero rojo
Atrapa un segundo
Uno solo

P.Chincoa said...

Posa con el tiempo a las espaldas
y cae en el intento de atraparlo.
Dentro de la historia
y fuera de ella.
Pasa el tiempo
tardan las horas.
un saludo con causa.

jnj said...

Pasaba por aquí, me gustó tu blog y vi a Homer, genial, con aires de Martini, pero con jarra de birra, "clarostá". La cita es de Bertrand Russell, por cierto.

Alguien acaba de dejar escrito por ahí que el tiempo que tenemos o no tenemos para hacer algo ha acabado por ser más importante que el propio algo.

Se me acabó el tiempo. Me voy a la cama.

Luna Carmesi said...

Si lo consigue matar yo me ofrezco voluntaria para una coartada...
Le tengo unas ganas!!!

Por cierto...

Me encantó!

Don_Mingo said...

Un texto genial genial... Cuántas veces he pensado en coger un trocín de tiempo y guardarlo en un bote para otro momento en el que pueda disfrutarlo con mayor intensidad...

Zebedeo said...

Para matar el tiempo lo mejor es contratar a un asesino especialido en ello, porque como pudiste comprobar es muy escurridizo. Si quieres te doy el nombre de la agencia de asesinos. "Plif, plaf, lo matamos todo"
A mi me hicieron un buen trabajo, se pasó el tiempo volando (le pusieron una bomba) :)