07 April, 2009

De mi plancha y yo. O planchazo. O planchada.

Nunca jamás había creído que le podría dedicar un post a una plancha. O que pudiera sorprenderme buscando fotos de planchas en el Google. Y mucho menos encontrar una imagen de una plancha que me sorprendiera.

Y aquí estoy. Desconcertada. Sorprendida. Y ¿por qué no?, puteada. Hace algo más de un mes, un viernes, cuando volví a casa vi que me habían entrado a robar. Dado los tiempos que corren, eso no tendría nada de especial si no fuera por que en casa estaba mi querida perra que pesa más de 40 kilos. El "botín" que se llevaron en el mercado negro o en e-bay no creo que llegue ni a los 1000€ y sin embargo para mi tenía un valor considerable ya que, entre otras cosas, incluía mis cajitas con fotos y recuerdos de mi madre. Aparte de eso, la verdad, da mal rollo entrar en tu casa y encontrar todo, absolutamente todo, revuelto. El caco hasta vació la bolsa del gimnasio (que,por cierto, llevaba meses preparada esperando el día que me apeteciera ir) para llevarse la bolsa.

A todo esto, como sigo con mi racha de buena suerte, a la semana siguiente me despidieron del trabajo y por tanto hace bastantes días que no he necesitado planchar ya que vivo en tejanos, camisetas y jerseys. Nada de camisas o ropita de trabajo. Últimamente solo cojo la tabla de planchar para ponerla en el sofá cuando salgo y la perra se queda en casa ("vigilando"), para que no se suba al sofá (si es cutre ya lo se, pero peor son los pelos en el sofá). Pero mira por donde hoy me ha dado un "rampell" y he decidido acabar con la pila de ropa que llevaba semanas esperando tras una puerta cerrada. Pues bien, la plancha no aparece. No está en esta casa y dudo mucho que la haya olvidado en algún sitio, por que si ya me cuesta acordarme del paraguas cuando llueve, dudo mucho que me haya metido la plancha en el bolso. Y es difícil hacerlo por despiste, por que hablamos de una plancha.

La única conclusión posible es que se la llevara el caco, y estoy flipando: me han robado una plancha.

plancha

Hace unos meses me robaron unos patines del coche, aquello me jodió bastante por que yo los utilizaba a menudo, me eran cómodos y me gustaban, creo que se puede decir que les tenía algo de cariño. Con la plancha no es lo mismo, y me pregunto por que. Planchar no me gusta nada, lo odio, pero sin embargo, una fetichista como yo podría valorar todos los ratos que he compartido con esa plancha. Junto con el exprimidor y la tostadora, ha compartido mi independencia desde el día uno, pocas otras cosas me han acompañado en mis mudanzas y han estado tan presentes en mi vida cotidiana durante estos...¿cuántos años? Y sin embargo ni pizca de cariño, tan solo un poco de rabia por que hoy, que iba a planchar, resulta que no la encuentro. Me siento algo culpable por no valorar que la plancha ha estado siempre ahí, sobretodo en momento especiales que requerían un atuendo especialmente planchado: citas, fiestas, entrevistas de trabajo. Tengo una marca en la cintura de un día que estaba planchando un vestido para una cena con alguien interesante, me acerqué demasiado a la tabla y chas, me quemé. La marca casi no se ve, pero yo se que está ahí y que es el recuerdo de una gran noche, y sin embargo nunca le he dado a la plancha el mérito que le corresponde y que si le doy, por ejemplo, al Somontano que nos bebimos. Y ahora que no está aquí, me ha dado por recordar este y otros momentos y...si...parece que la plancha debería tener cierto valor sentimental pero no consigo verlo. Que no. Que la plancha ni fú ni fá.

Y sigo sin entender cómo un caco se lleva encima una plancha de más de 10 años, con la puncha torcida (que le enganchará la ropa si no va con cuidado), con lo que pesa y lo poco que vale.

Y después de este post acerca de una plancha, me veo obligada a plantearme seriamente la continuidad del blog.Ough.

18 comments:

Antihéroe said...

Ahora entiendo algo mejor el título del post.
Te doy un par de opciones interesantes (o eso creo):
1- busca al vecino más guapo, soltero e inteligente del edificio... y pídele la plancha. Socializa, ríete de ti misma pidiendo una plancha. Ríete con él.
2- vente, que yo te la plancho.

P.D.: Y... no dejes el blog. Y si lo dejas, escríbeme.

El futuro bloguero said...

jooooooooooooooo, lo siento, pero no me quiero plantear que lo re-dejes....

Animate a seguir, a tu ritmo....

Besos planchados

eSadElBlOg said...

Antihéroe: a que edificio te refieres, al mio? ja ja. No te preocupes, ja ja tengo otras formas de socializar que pidiendo una plancha pero si te hace ilusión te llevo unas camisas.

Pero no se te hace raro que un caco que tiene que caviar una mochila para guardar el botín se lleve una plancha???

Futuro Bloguero, no te preocupes es lo que hay ja ja, pero a ti tampoco te extraña que haya un ladrón de planchas?

lo de dejar el blog...es que estoy tan poco inspirada últimamente...

Besos a los dos.

Madame Vaudeville said...

Yo, como futurblog, siento mucho lo de la plancha y lo del planchazo laboral, pero,,, no nos deje (y estoy poniendo pucheros). Un abrazo reconfortante

nancicomansi said...

SIIIII....
que NOOO...no lo dejes...te lo dice una que se lo replanteó mil veces...
Ddesscansa, va bien de tanto en cuanto, pero vuelve...

Hay gente que no plancha, yo no podría dejar de hacerlo, cuando toca, claro, no es mi "hobby", pero antes "planchada" que llena de arrugas...

Hay gente que plancha toallas, bragas y sábanas...
A estas habría que recetarles algo...por Dios!!!

A mi me relaja bastante, es de las cosas que menos odio de casa, la verdad... es limpio, huele luego el salón a suavizante y el hecho de convertit un montón de ropa informe en una torre de camisteas y pantalones ordenaditos y lisos, relaja un montón...



Lo del robo...¿Te robaron las fotos? ¿como puede ser? es que no lo entiendo...¿y la bolsa de gimnasia? y hasta la plancha... que caco más rarito...
Lo de la perra menos mal, que susto, al menos ella estaba indemne, que la gente últimamente está muy p'allá...

Y no te vayas, no nos abandones, mujerrrrrr...;)

eSadElBlOg said...

madame vaudeville, su abrazo es sin duda muy reconfortante :)

nancy, con lo de la olor a suavizante estoy de acuerdo con lo de que relaja no tanto. Las fotos estaban en una caja mas o menos bonitas y se llecó TODAS las cajitas que vió pensando que yo tenía el tesoro británico o algo así. La mochila la aprovechó para guardar cosas y lo de la plancha es loq ue realmente me ha dejado descolocada. La perra, pues encantada con la visita supongo ja ja.

coco said...

A mí me han robado guerra y paz. A ver si va a ser el mismo ladrón cabrón insensible...

Ñoco Le Bolo said...

Con la mirada en ESA...

Ni de coña!!!. No vamos a dejar que te vayas. Haremos una cuestación para comprar una plancha y unos patines. Hasta iremos haciendo turnos para plancharte la ropa... y a í, si hace falta.
No se te ocurra perder la esperanza, que siempre es roja y no destiñe.

...besos sin planchar

CristalRasgado & LaMiradaAusente
_____________________________

Tristancio said...

Es que no somos Sabina para que nos roben "el mes de abril", que resulta más, digamos, poético. Somos simples mortales y debemos conformarnos con que nos roben objetos profanos. O bien era un principiante que hacía sus primeros pinitos en estas lides y no sabía que de seguro tenía algo más interesante que robarte...
Igual, la plancha, dondequieraqueesté, debe estar muy ufana de que alguien le dedique unas palabras. Es que en el fondo, todos somos planchas, ja.

Un abrazo (de tiempos ausentes)

(Muy bueno el de los 4 millones).

Diego said...

buen blog pasa al mio
adios

Diego said...

buen blog pasa al mio
adios

Zebedeo said...

Con el robo seguro que te has quedado planchada.
Me parece más lógico que te robaran la plancha que las fotos. El ladrón seguro que es un tipo muy ordenadito (en su casa) y que le gusta tener las cosas bien planchadas (ya lo estoy viendo con una plancha en cada mano). Pero que te robe las fotos .... como no quiera hacer una exposición...

NoSurrender said...

yo creo que necesitamos saber más de tu plancha y su giro de destino. Ínventemos su vida, hagamos literatura ¿qué manos la sujetan? ¿qué está planchando? ¿qué esperanzas pone quien plancha sobre lo planchado? necesitamos otro post!

Salud!

Le Mosquito said...

Joer, qué rachita más mala. Y llego yo y me toca relevar al comentario número 12+1 (lagarto, lagarto...).

Chica, que putada de sucedidos.

Espero, deseo, que no vaya a más.

Un beso.

Pi said...

Reina, que llevas días pasando por mi blog y yo que apenas blogueo y que ni respondo. Gracias. No te vayas, no lo dejes, yo creo que esto al final se convierte en un agarradero, una tabla de salvación, al fin y al cabo.
Y sobre la plancha... chica... que insensible eres, jajajajjaj
Un abrazo!!!

zorgin said...

le han robado sus fotos y una plancha??? y que además engancha la ropa que está planchando???
mire, no se deprima, ese no es un caco normal ni común, diría que hasta es un tanto romántico..., aunque si vamos al tema dinero,... un idiota importante, eh?
lamento lo del trabajo, uno siente que la independencia tambalea en estos casos, por lo demás..., no cierre el block, úselo para catarsis hasta que vuelva su inspiración, verá que ayuda ;)

Anonymous said...

....Igual se penso que tu ex-plancha era una antiguedad y pensaba venderlas junto con las fotos como una reliquia...
Bueno como ya ha pasado unos meses de este post, te deseo que tu vida se haya mejorado desde entonces y que estes teniendo una vida confortable, un buen trabajo sin tener que planchar.
SUERTE Y UN SALUDO :)

Anonymous said...

Si, probablemente lo sea