19 November, 2011

TECLEAR HASTA PERDER EL CONTROL

De eso se trata, de teclear y teclear. Y no parar.

He perdido la práctica de dejarme llevar. (Por favor que no lea esta frase un psicoanalista).La verdad es que me han pasado tantas cosas estos últimos años que me cuesta dejarlas atrás. Y son cosas con las que me no se puede frivolizar, que es lo mío. Cuando activo el modo write  y digo “érase una vez”, resulta que solo soy yo y resulta que soy una yo que no puede fijar la mente en otra cosa que no sea su pasado cercano (y eso ahora, durante estos años ha sido mi presente). Y para no ser un coñazo, pues me callo.

Hasta el Love Post Project que tuvo el desenlace que le correspondía, que incluyó fuegos artificiales sobre el mar una noche de luna llena , de repente ha adquirido un tono dramático y surrealista que escapa de mi comprensión y me he quedado atrapada en una tragedia cercana pero ajena con un papel que no se representar., que se me escapa. El título, el tono de juego que le dí, parece ahora una broma macabra. Quizá, al final, algún día lo escriba.

Esa máquina que me atrapaba los dedos de pequeña y que me dio pie a uno de esos posts incoherentes de este último par de años, está aquí, frente a mi. El rescate tuvo también su momento dramático, tuve que pelear por ella. Muy triste, como si escondiera un tesoro de  diamantes bajo su carcasa oxidada y yo quisiera robarlo. Los personajes de mi pasado, los que siguen vivos,  han desaparecido o han mutado mostrando caras menos amables y dejándose embaucar por los cansinos y manipuladores lamentos de víctima de alguien que, a la casi vejez, ha sacado la maldad de una “madrastra” de cuento. Quizá, al final, algún día lo escriba.

 

P241011_23.090002

Mientras, llegan a mi fotos de un pasado lejano, rostros sin nombre en los que me reconozco, preguntas que cosquillean en mi estómago tratando de recomponer algo parecido a una historia familiar desconocida. Esa novela inacabada de amor y guerra en la que en Vic, el narrador, trato de recomponer el carácter de un hombre de corazón romántico que fue mi abuelo y de cuya foto parece que me estoy enamorando como una quinceañera. Quiza, algún día lo escriba.

Y enfrascada en darle la vuelta a una relación nefasta con mi jefa, utilizando artimañas (sanas, esta vez nada de esconder el papel de WC).

Y así, empiezo posts y no consigo escapar de esta pesadez , esta gravedad que parece que tiene todo. Y huyo del blog y me refugio en la festividad, el humor y la simpleza del Facebook. Si es que al final, se me da mejor la frivolidad.

PERO ME RESISTO. Me resisto a cerrar este blog y abro los ojos, no solo para que no se me escapen esos regalos que la vida me esconde (y que bien los esconde la jodida), sino para ver esos principios de historia que no empiezan en mi, esas historias que nacen de la nada y que acaban donde tu quieres. Esas historia que avanzan por libre y que te hacen escribir tan deprisa que te saltas las letras y te olvidas de que es de noche y tienes que irte a dormir o, al menos, ¡a hacer pis!

No me resisto. Solo estoy dejando que estas últimas historias recientes, intensas, dolorosas o extrañas se cubran con la pátina del recuerdo, que el tiempo erosione los cantos, que el viento seque las lágrimas y que el eco solo traiga las risas.

Y así estamos, un poco de paciencia. Un día de estos me pongo a buscar los diamantes bajos las teclas. Por ahora sigo sacándome espinitas y echándolas a la hoguera (esta última frase no es más que una excusa para poner una foto con un poquito de color, claro)

P231011_00.360003

6 comments:

antihéroe said...

Aquí seguimos.
Al menos por ahor que, con los tiempos que corren, no es poco.

pazzos said...

Biennnnnn.

Aprendí a escribir en una máquina como esa. Cuando la compré era el último grito.

Tristancio said...

Por cada historia que escribamos, habrá mil que no... y tantos cuentos sin final con personajes vagando a la deriva en tu cabeza. Te entiendo, y me alegra cuando las costillas de mi blog me dicen que tienes algo que decirme.

Saludísimos.-

Zero Kelvin said...

Ánimo hippilus, que tú puedes.

pazzos said...

Gracias por todos tus coments.
Creo que los he respondido todos.
Creo que me vas a matar.

ñOCO Le bOLO said...


· Siempre encontrarás diamantes bajo las teclas. Son tuyos. Muéstralos

· Saludos

CR & LMA
________________________________
·