06 December, 2012

WERT-A ATRÁS


45353_457206927668752_1942154693_n

En mi casa se hablaba castellano. Mi madre era andaluza y aunque no tenía un acento fuerte nunca habló catalán. Mi padre era valenciano y aunque él no hablaba nunca en valencià, recuerdo a mi abuela utilizarlo únicamente cuando mi hermano y yo la hacíamos enfadar. Así, empecé a hablar con el castellano como lengua materna. Sin embargo a los tres años, o a punto de cumplirlos, empecé a ir al cole y empecé a escuchar hablar catalán. Mi cole era un cole antiguo y anticuado. Era un cole privado, pero de pueblo,barato, era propiedad de la parroquia de mi pueblo que entonces no llegaría a 10.000 personas. Muchos de los profesores eran mujeres, mujeres del pueblo, que en su momento fueron a ese mismo colegio. No eran mujeres políticas, eran amas de casa instruidas, de las que iban a misa todos los domingos y por las mañana hacían una plegaria por los niños que pasaban hambre o por las víctimas de los numerosos terremotos que había en Guatemala.  Aquellas señoras eran hijas de familias del pueblo, y muchas habían hablado catalán de pequeñas pero habían tenido que estudiar en castellano durante la dictadura. Aquellas señoras hablaban en clase en catalán con toda la naturalidad del mundo, por que es lo que habían hecho siempre.
La primera canción que recuerdo haber cantado en el patio era “Franco Franco tiene el culo blanco por que su mujer lo lava con Ariel” o la otra versión “Franco Franco tiene el culo blanco y se fue a París y se le puso Gris”. Y recuerdo que las Senyoretes nos reñían diciendo que ese señor estaba enfermo y no debíamos burlando de él.  Solo nos decían eso, aunque ese señor había causado grandes pérdidas en sus familias.
Cuando Franco murió yo acababa de cumplir cuatro años. En mi casa seguía hablando castellano y en el cole catalán. Ya sabía escribir mi nombre, en castellano y en catalán, con acento abierto.
Nos enseñaba a leer la Senyoreta Cinteta, diminutivo de Cinta, que en castellano suena “Sin teta” lo que  provocaba la hilaridad de mis tíos que vivían en un barrio de un pueblo cercano en que el catalán era más raro que el chino (y de hecho en ese barrio ahora mismo se habla más chino que catalán). Sigo en parvularios, en los coles nacionales eran “parvulito A” ,“Parvulito B”….en mi cole era Color Blau, Color Verd i Color Vermell ((azul, verde y rojo, dificilísimo aprender los colores). Teníamos dos libros de lectura, uno en castellano lleno de Enriques y Juanitas, y uno en catalán con Laias i Joanets. Cada día cruzábamos desde Color Vermell o Verd a la clase de Color Blau donde en su mesa nos esperaba la Senyoreta Cinteta. Entonces ya tenía 300 años y había enseñado a leer a varias generaciones. Imponía. Su pelo, totalmente blanco, peinado hacia atrás, unas gafas enormes, un ojo de vidrio fijo y una bata de cuadritos rosa. Nunca fue una “Senyu” mas, era la Senyoreta Cinteta hasta séptimo u octavo que entre nosotros ya la llamábamos “la Cinteta”. Te sentabas a su lado. Intimidaba. Recuerdo como me costó diferenciar la “p” la “b” i la “d” de imprenta y cuantas veces repetí aquellas páginas. Cuando acababas una página bien, te ponía un punto en la página que harías al día siguiente y te daba un caramelo que solo le he visto a ella y en el Corte Inglés, si la hacias mal no había punto nuevo ni caramelo, repetías al día siguiente y así hasta que te saliera. La Senyoreta Cinteta, aunque nos enseñara a leer en castellano, siempre nos hablaba en catalán, de hecho cuando hablaba castellano, tenía un acento tan fuerte que era como si siguiera hablando en catalán. Pero era algo natural. En un pueblo pequeño donde en los 70 llegaron pocos inmigrantes siempre se había hablado catalán.
Nunca jamás tuve ningún problema por manejar dos lenguas indistintamente. En mi casa siempre hable castellano y en el cole en catalán la mayor parte del tiempo sin que hubiera ninguna connotación política, ninguna lucha, ninguna reivindicación detrás. Mis primos de la misma edad, que habían ido a parar a grandes barriadas de inmigrantes o vecinos que iban a “los nacionales”, no entraron en contacto con el catalán hasta que años más tarde apareció como asignatura. Ellos nunca han sido capaces de hablar catalán con naturalidad. Y es una pena, la verdad. Por que cada lengua arrastra detrás una cultura y además creo que el ser bilingüe facilita o predispone a aprender otras lenguas con más facilidad.
Recuerdo con 9 años o  así, que apuntaron a un vecino a mi mismo cole., el niño era (y es) bastante burrico, a sus padres solo se les ocurrió pensar que era por que no entendía el catalán. Yo me acuerdo de haberle dicho a mi madre que eso era mentira, que en mi clase había niños que no hablaban catalán y sacaban buenas notas y niños que hablaban catalán en casa y suspendían todo. Al niño lo llevaron a los nacionales y siguió suspendiendo.
Pese a esa educación bilingüe, mi catalán, que no es malo, nunca ha tenido el mismo nivel que el castellano. De entrada la ortografía es más difícil de por si (sin llegar al maldito francés), pero sobretodo he recibido muchísimos más inputs en castellano, y aunque de peque leí por igual los libros dels Grumets de la Galera en catalán que los Hollister y los Cinco en castellano, he leído mucho más en castellano, he visto cine, he visto tele, en la Universidad todo fue en castellano, en los trabajos he utilizado el  catalán para hablar con los compañeros y mucho inglés escrito. Y pese a todo, y aunque noto que va en regresión, sobretodo por desidía y por los sms y el facebook y els whatsupp, mi nivel de castellano, y el de mi generación en general,  es bastante mejor que el de generaciones posteriores no educadas en Cataluña. Solo hay que darse un vuelta por algún foro de Internet. Y no hay nadie de mi cole, ni de ninguno de los otros coles que impartían una educación bilingüe espontanea y natural, que no tenga un perfecto castellano (y perfecto es una licencia. no por la influencia del catalán sinó por la poca importancia que le damos a la palabra).
Ahora que mi inglés es más o menos bueno, me enfrento al francés. No se me da mal y me atrevo a mantener pequeñas conversaciones por teléfono con clientes que no hablan inglés. Me hacen sudar pero voy mejorando. Mi profe, francesa,  está encantada y siempre destaca que parece que soy capaz de cambiar el idioma en el que pienso y que sin duda eso me es fácil por se bilingüe y que es algo que tiene más que comprobado en sus 35 años de dar clase en diferentes países.
Y así, me indigna ver los repetidos intentos de darle al catalán un papel secundario en vistas a “proteger” al castellano y a los castellanohablantes. Señor Wert, los niños pueden aprender, no dos, tres idiomas a la vez si el sistema educativo es bueno. Señor Wert, no estoy segura de que los niños del resto de España hablen mejor castellano que un niño de Barcelona o de Lleida. Señor Wert, usted no se preocupe del idioma, usted preocúpese de que los niños aprendan a leer bien, a razonar, que desarrollen la capacidad de aprender y de concentrarse, que aprendan a hilar ideas y que las puedan redactar. Señor Wert no desvíe la atención de lo que importa, que es el pobre nivel educativo y cultural de su país. Señor Wert, centre sus esfuerzos en sumar educación y no en restar. No se preocupe de que los niños hablen castellano solo y preocúpese de que solo hablen castellano y tengan un nivel pésimo de ingles, muy por debajo de cualquier otro país europeo.
Señor Wert, no sabe la cantidad de extremeños, de andaluces y de gallegos que se están volviendo independentistas gracias a personas como usted.
No sé, creo que si yo creara un personaje que se llamara WERT o ASDF no sería como usted.

1 comment:

Don_Mingo said...

Me mantengo al margen de la educacion en nacionalismos (aunque no estoy en contra de que cada uno lo sienta como le salga), pero lo que me parece realmente escandaloso es esto: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/12/08/actualidad/1354981431_026491.html
Es contrario a la libertad, la etica y al civismo, que (para mi) es lo principal en Educacion, y que esta pasando por alto con el circo mediatico que se ha montado enfocado solo en los orgullos regionales (como bien dices, el nivel de ingles en las escuelas es vergonzoso y nunca se ha puesto el grito en el cielo...)

Pero vamos, que si... que aprender idiomas supongo que nunca esta de mas.