23 January, 2014

OPERA EN EL METRO


L’home que cantava ópera al metro

Siempre en la estación de Paseo de Gracia, siempre en el andén de enfrente. Cantaba ópera ajeno a los transeúntes. Un señor mayor bien vestido y con un porte elegante que se iba agarrotando con la edad. No pedía dinero. No pedía aplausos. No parecía pedir atención. Simplemente parecía ser parte de la escena. Coincidí con el muchas veces a lo largo de los años, siempre al volver a casa desde el trabajo.

Era uno de esos personajes que despiertan simpatía, y, sobretodo, muchas preguntas. Cómo fue su vida hasta llegar a cantar en el metro. Quizá habías sido cantante de éxito o un eterno aspirante a una plaza en el Liceo. O un simple aficionado decidido. Y te preguntabas si su familia, seguramente de buena posición, veía con buenos ojos sus actuaciones en el metro.Y cuando ya hacía unos años que lo veías, te preguntabas cuantos años llevaba bajando las escaleras hasta la profundidad de Barcelona para cantar. Y por que en Paseo de Gracia, ¿por una acústica especial o por que le parecía que el glamour de la avenida en la superficie encima de él era más propicia a la ópera que cualquier otra calle'? ¿O simplemente por que vivía cerca? Y sobretodo, yo me preguntaba por el primer día, el primer día que se situó en el andén y improviso un aria. ¿Como se sentía al llegar, como se sintió cantando y como se sintió de vuelta a casa? 

Pero nunca hablé con él. Siempre estaba en el andén de enfrente y yo tenía demasiadas ganas por alejarme del despacho como para subir y bajar escaleras y atravesar pasillos abarrotados de gente con prisas y turistas despistados para hablar con un loco que cantaba ópera en el metro. Aunque me pareciera simpático e interesante. Los días malos de trabajo, al verlo allí tan entregado a su pasión, no podías evitar mirarlo y escucharlo con más atención que otros días. Aquel hombre era perseverante en su pasión, y eso es algo muy digno sea cuál sea el resultado.

Hoy he leído vía Facebook un artículo hablando de él, ha fallecido, y he encontrado un video acerca de él. Hay trozos en catalán, pero creo que se entiende. Curioso que el señor empezó cantando en el Parc de la Ciutadella y se traslado al metro tras encontrar un cadáver en el parque. Seguramente leí aerca del cadáver en la prensa (en papel, claro) pero seguro que no mencionaban que lo había encontrado un señor que pasaba por allí cantando un aria. 

Parecía muy mayor, ya en esa edad en que la muerte no es una tragedia aunque produzca tristeza, pero es de esas personas que deja un buen recuerdo aun sin haberlo conocido, y estoy segura de que hizo que mucha gente reflexionara acerca de su vida y pusiera más empeño en lo que realmente le gustaba.

3 comments:

ñOCO Le bOLO said...


La vida está llena de 'curiosidades'. Ese hombre, como todos, tiene una historia. Una parte de ella es el tramo final, el tramo que explica su llegada al metro.

· saludos

· CR · & · LMA ·


Castigadora said...

Un personaje entrañable tal como lo describes. Al final, el final, siempre parece injusto.

Un saludo

Tristancio said...

Una historia en sí misma... y tú, desde el otro lado del andén, fuiste parte de ella.

(El catalá s'enten perfectament, encara que no sigui tan fácil com diuen).

Saludos.-