14 June, 2009

Estoy pensando en cambiarle el nombre a la perra. Por Obama. Y es que leo y oigo hablar a políticos, economistas, empresarios, socios activos y no activos de ongs, funcionarios, peluqueras, inmigrantes con y sin papeles, catedráticos de sociología, paseantes de perros que recogen o no las cacas, mujeres de la limpieza, funcionarios, consultores, camareros, abogados de los buenos y de los malos, a los de la toalla de al lado en la playa,ex-presidentes del gobierno (sin bigote ).. y en todos reconozco, y en parte comparto, tanta fe y tantas esperanzas puestas en el que parece ser el único hombre capaz de cambiar el mundo el solito, que me pregunto si no estaremos hablando de un nuevo mesías. O de un superhéroe. Y es que si no es así, vaya marrón le ha caído al pobre.

5 comments:

Ñoco Le Bolo said...

Con la mirada con causa…

El marrón lo vamos teniendo nosotros. Nosotros tendremos que hacer algo, aunque sea ponerlo a él delante. ¿Crees que tirará de nosotros?
Deja a la perrra con su nombre, no vaya a ser que tenga que compartir ese marrón.

...besos-sos

CR & LMA
____________________________

semifusa said...

¡Hola, Esadelblog!

Ya sé que comparando con la llamada teñida de rojo esperanza de tu love prost project no te va a hacer la misma ilusión, pero...
aquí estoy de nuevo en tu casa. Teñida de azul mandarina. ;)

Dándote un abrazo, sí.
:)

NoSurrender said...

Supongo que de lo que la gente habla es de su propia necesidad de esperanza. Barack Obama sólo es el catalizador de nuestros deseos, quizás.

Salud!

zorgin said...

y bueno, recemosle a bacara obama, ya que lula se pinchó

Le Mosquito said...

Siempre nos tienen que caer los marrones a los pobres.