10 December, 2012

VENDIDA

 

6748488873_a6a372c5cf

 

Tengo una sensación incierta (eso creo que se llama incertidumbre). Un banco me ha regalado una tele previa domiciliación de nómina,  previa putada vía obligaciones subordinadas, previa indemnización  por despido de una empresa dirigida por unos iindeseables (alguien recuerda el Gran Lerdo).

He tenido la buena (cuestionable) suerte de toparme con lo que parece ser una buena persona en mi oficina. Ha aguantado pacientemente mis sucesivas broncas cuando vi que la indemnización por despido que me reclamaba de vuelta FOGASA (en manos de mi aboga-mejor amiga) estaba inmovilizada. Gestiono bien el tema y dentro del mapa de cabreados de este país he salido bien parada (o menos perjudicada). Es cierto que en mi caso había cierta negligencia por mi parte, yo se leer y “tengo estudios”. Nada que ver con esos miles de jubilados estafados.

Es la primera vez que a mi, La Reina de los Números Rojos, por los malos sueldos y por falta de previsión y en el fondo, por que ser una buena clienta de un banco iría en contra de mis principios,    me hace un regalo un banco. Antes nada, ni una vajilla, ni un boli, ni un calendario, ni una felicitación navideña. ¡Nada!  Con la envidia que da cuando estas en la cola de la caja para sacar 20 euros (y el cajero se ha tragado la tarjeta) y entra un Señor con traje y todos le saludan, incluso sale el director del despacho a recibirlo.

Y ahora que están arruinados y no dan préstamos, me dan una Smart Tele. No una tele cualquiera, una Smart Tele. Con una Smart Tele podre conectarme a mi banco y ver en 32 pulgadas como crece mi descubierto a final de mes, con una Smart Tele me podre conectar al Facebook o peor al Meetic o al E-Darling, mientras en una esquina no pierdo detalle del Sálvame. Con una Smart TV podré bajarme Crepúsculo.

Por que supongo que esas cosas son las que diferencian una SMART TELE  de una CAJA TONTA (que bonita y original expresión) vulgar y corriente.  Y como SMART es listo y  hace años que no convivo con nadie más listo que yo (bueno si, la perra), y que encima sea un regalo del banco y que encima el del banco me parezca buena persona, pues me da miedo no vaya a ser una trampa. Si ya me daban miedo los chivatos de que canal veo…

Por que, ¿y si en la tele, viene una cámara? Y si de repente me quiero comprar unos zapatos en Shopping.com y me habla el señor bueno del banco y me dice “Esadelblog, no deberías”, y si le bajo el volumen y la voz sigue “no lo hagas o te atenderás a las consecuencias”. O si un día quiero jugar al Poker On Line y el señor simpático me susurra: “no Esadelblog, tengo una idea mejor, hay unas acciones de … que van a dar un subidón…podrás irte a jugar en directo a Mónaco y allí podrías ligarte a un millonario”. O de repente un día me vería freírme unos huevos con chorizo y me diría  “Esadelblog, si sigues así voy a tener que subirte la prima de la Mutua, y ni se te ocurra pensar que puedes borrarte, piensa en los recortes”. ¿Y si me ven enviar un mail escribiéndole a Tabatha o a Chicote que BANKIA los necesita  y se cabrea?

No se. No se. No se si me convence la idea de compartir piso con una SMART TV que me regala un banquero.

Todo el mundo sabe que los autores de Ciencia Ficción son los que menos mienten.

Y han avisado varias veces.

2 comments:

Don_Mingo said...

dior mio, te han regalado en el banco una obra de Nam June Paik!?? Cogela y huye sin mirar atras!! :)

pcbcarp said...

Yo soy de los que tienen un cacho cinta aislante pegado en el objetivo de la webcam no vaya a ser que alguien se me infiltre en el portátil y la encienda cuando yo esté haciendo tonterías. Así que mejor no te voy a dar ningún consejo.
Bueno, sí, sólo recordarte que por la tele vas a tener que pagar en el IRPF. Lo siento.