03 January, 2007

CHICLES PEGAOS

Hace unos años, para ir a trabajar tenía que conducir 50 km ida y 50 de vuelta con mi viejo VW de 32 años -que una desaprensiva destrozó saltándose un stop, y a mi me fue de pelos.- La historia del coche en otro post coming soon-. El viaje era por 3 autopistas distintas, llenas de camiones y las caravanas tremendas. Una de las distracciones, aparte de las bromas matutinas de numerosas emisoras de radio, eran los camiones “customizados” (que es la palabra que se utilizaba antes del garrulo “tunning”). Los alemanes, los belgas y los holandeses se llevan la palma, y también son los que suelen ganar esas competiciones del Eurosport en las que se atan un camión a la espalda y ala, a tirar. La verdad es que siempre me he preguntado como se convierte uno en “arrastrador de camiones”, supongo que debe ser una varonil apuesta entre borrachos tipo “no hay huevos de mover el camión 3 metros” (“there are no eggs to move the truck 3 meters, que hemos quedao que ganan los guirirs). En esas apuestas, que solo conozco de oidas, profundizaré en otro post por que tendría que documentarme, no se si será antes o después de finalizar LOVE POST PROJECT (en el que por el momento no parece que vaya a intervenir ningún arrastrador de trailers) o del post del Beetle, en el que si interviene un camionero que se bajó a ayudarme a retirar el coche y (el muy cabrón) aprovechó para meterme mano!!! Bueno, pués volviendo a la autopista, in the road again, de vez en cuando, aparte de mega trailers, caravanas y sustos varios podías encontrarte una jollita. Como un trailer-anuncio de una linea erótica (los numeros de un metro de alto) con una tipa en bikini y pose erótica que ocupaba toda la caja.
Y el mejor de todos, la furgoneta de los GUMBUSTERS que encontraba todas las mañanas. El primer día no me lo podía creer. La vi de refilón, se me escapó y aunque pisé a fondo, el pobre Escarabajo no daba para más. Unos dias después en plena caravana nos quedamos parados en paralelo. Y segui coincidiendo con ellos. Los GUMBUSTERS, una brigada especializada en acabar con los chicles enganchados mediante tecnología propia. Una de las mejores ideas que nadie ha tenido en los últimos 100 años. ¿Quién no se ha sentado alguna vez encima de un chicle? Lo que creo que no han encontrado aún es una solución a aquellos chicles enganchados en el pelo que invariablemente terminaban en trasquilon. Supongo que su departamento de R&D debe de estar trabajando en ello. Espero que estos señores no se enfaden por que pongo las fotos y su link.
Y no, no era mi propósito para este año subir el nivel de intelectualidad de mi blog niponer todos los acentos.
Y no, no he dejado de fumar.
Pero espero que a aquellos que arrastreis la pesada carga de un chicle pegao, este post os sea útil.
PS. Delante del Corte Ingles de Plaza Catalunya, hace un par de meses un taxista con un micrófono y un altavoz cantando al más puro estilo Fari, me hizo buscar una cámara oculta, y creo que no la había, que aquello era real. Desde ese día no dejo mi cámara en casa a la espera de volverlo a encontrar. Demasiados post en proyecto.

5 comments:

Zebedeo said...

Si se te pega un chicle ¿a quien llamamos? a los .... gumbusters. Podrían hacer una peli de ellos también. ¿Tiene usted chicle en el pelo, en el zapato, en el culo (haberse fijado antes de sentarse desnudo, hombre), en su ropa? Llame a los gumbusters sino le quitan el chicle al menos no se reirán de usted.

El detective amaestrado said...

Si es que no hay que salir mas que con una grabadora a la calle.¿Surrealismo? El hiperrealismo lo supera...
Yo en tu ciudad vi este verano un tip en bolas que llevaba las compras completamente en bolas, Ramblas abajo...Pensé que debía llevar la pasta justa, porque como le devolvieran en calderilla, a ver donde la metía

ciclotimico said...

Se me pegó el cliché de la vida y desgarrose mi 'arma' al intentar sonsacarlo.

eSadElBlOg said...

zebedeo, que tal una conversacion entre un chicle de menta y uno de fresa enganchados bajo una mesa de cole?

detective, creo que por eso a veces lo llaman hucha. Lo que no se es si al salir del super le mirarian las "bolsas".

mi querido ciclotimico, conosco tu "arma" y se que está toda hecha de chicle y no se desgarra así como así.

pazzos said...

Hay una calle decorada con chicles que la gente ha ido pegando, la Gum Wall Alley, sólo apta para turistas asquerosillos. Los Gumbusters allí tendrían trabajo para un rato. http://kimandjason.com/blog/images/gum_wall.jpg