30 October, 2007

Para compensar la pérdida de horas que supone ir de un lado a otro necesitaría un cambio horario cada día. Ayer tocó viaje a Madrid. Madrugón para no coger caravana hasta el aeropuerto. Caravana ( a las 6 de la mañana!!). Retraso de 2 horas en la ida. Madrid colapsado por una manifestacion de trabajadores de RENFE. Retraso de 2 horas a la vuelta (gente que volaba conmigo llevaba un retraso de 5 horas). Caravana a las 8 de la tarde. Total 14 horas. Pero el motivo de este post no es mi cabreo, son los macarrones que me comí en la calle Ferran González en 20 minutos. Que estaban de puta madre. Prometo que no volvere a escribir de transporte hasta que algún día pueda sentarme en el tren y llegue a la hora a algún sitio. O salga a navegar con EL en una barquita de madera. Y sea un atardecer Y haya Luna Llena Y haga una brisa agradable. Y yo lleve un vestido blanco con volantes y puntilla y una sombrilla (si, aunque sea de noche, queda muy femenino). Y él lleve una camisa desabrochada, arremangada y con los bíceps al aire. Y llevemos una cestita de mimbre con una botella de vino y un par de copas de cristal. Y se oiga un saxofón de lejos.

12 comments:

CurroClint said...

Sí... Y el George Clooney saludando con un brindis desde la playa... jajajajjaja
Está claro que cuando al trabajo se le añaden horas de inútil transporte, la desesperación llega a estresar más que el propio trabajo... Ante eso paciencia, u MP3 cargaito buena music y un buen libro... Qué remedio. Besos (99).

sr Miyagi said...

Mmm...Si, pero y los macarrones ¿que? Te has dejado llevar con tu imaginación de hada y al final me he qedado sin saber nada de los macarrones... Serían boloñesa ¿no?

Ruvias Intelijentes said...

heso, heso...

como heran los macarrones? volonyesa? carvonara?

queremos de saver!!!

Misántropo said...

Pues vaya jet-digestión más poco anacrónica.

¿Puntillitas, dices...con albahaca, quizá?...¿en barca?...¿remando al viento?...


Yo ya me había dado cuenta: Eres optimista, chavala.

Y eso es algo.

Te beso.

Misántropo said...
This comment has been removed by the author.
Luna Carmesi said...
This comment has been removed by the author.
Luna Carmesi said...

Macarrones??
Ricos!!!
La gente se sorprende que uno de mis recuerdos de Shanghai sean unos deliciosos tortellini.
Y es que aquel 'cosmopolita restaurante' estaba regentado por espabilados italianos.

Yo, todo con queso!
;-)

Pasitos de bebe said...

E cuando arrivo a cas, eco...unos macarroni!!! es que la pasta bien preparada es para recordarla, y al de la camisa desabrochada también ;)
Besete

Castigadora said...

Si que tenían que estar buenos esos macarrones si te han hecho olvidar las multiples caravanas ¿al menos les pedirías la receta, no?

Besos

grampus said...

Pues nada, esperaremos a que vuelvas a escribir sobre el transporte.

Los macarrones son siempre tan salvadores...

mandarina azul said...

Me matas, esadelblog, jajaja... Si llegas a decir que en la cestita de mimbre, además del vino y las copas, han de ir también los macarrones... me da un algo.
;)

eSadElBlOg said...

mmm el clooney para un día que este solita je je ;)

sr miyagi, ruvias no eran boloñesa eran con tomate y bacon pero no me acuedo como se llamaban, pero creo que la seman que viene vuelvo a Madrid...

si misantropo, a veces soy optimista

luna carmesi macarrones en shangai! que exótico

je pasitos, cuando arribo a casa prefiero desabrochar camisas que cocinar macarrones, pero vamos si, estaban deliciosos

castigadora, yo es que soy poco cocinitas, en lugar de anotar recetas anoto direcciones...

grampus, hola, je je si hablo de tranporte intentaré no quejarme que ya cansa el tema no?

ja ja manda, lo pensé, pero hacia
falta un yate y un microondas que frios no valen nada, pero eso le quitaba romanticismo...

besos a tod@s