28 December, 2007

Lástima que hoy no sea San Martín

Día raro. Día malo. Día de los Inocentes.

Estoy de vacaciones pero estoy trabajando en casa (por mucho curro/iniciativa propia/responsabilidad) y encima he tenido la gran suerte de tener dos peleas telefónicas con el imbécil pelota rastrero de mi jefe, y su jefe, el italiano con pinta de Muñeco Diabólico, del que hablo poco pero que también es malo malo ( malo de inútil y malo de maldad).  No es casualidad que los dos sean así, ni es una paranoia mía. A Muñeco Diabólico le va bien tener al Gran Lerdo como mano derecha y al revés, así nadie sabe cuál de los dos es el malo de la película y ellos mientras a vivir (y dar por culo).  Me jode que se hayan convertido en protagonistas de tantos posts, pero es lo que hay.

Algunos podréis pensar que yo también pongo algo de mi parte, y es cierto, a estas alturas y con esta gente ya tengo claro que no puedo esperar una actitud normal suya y solo ver el nombre de uno de ellos en la pantallita del móvil me hace apretar los dientes. Estoy a dos rebotes más de colgar un par de fotos suyas. He perdido el sentido de la mesura y la moderación en el trabajo. Si hay que gritar se grita y si hay que dar portazo se da.

Llevo años trabajando y por supuesto he tenido problemas y momentos de estrés, como todo el mundo, pero nunca había llegado a este nivel de enfrentamiento. El problema es que soy la única que se lo que hago, que trabajo, que mantengo una relación cordial y correcta con mi cliente, que resulta que es el más importante y del que dependemos. Creo que no me soportan por que no soy la típica pelota babosa  ni una trepa que tenga ganas de figurar y sin embargo los tengo cogidos por los huevos: tengo el botón rojo en mi mesa. Y no es que yo sea una crack, es que la dirección es un auténtico catacrack.  Me gustaría poder explicar como llegaron a sus despachos,que tiene tela marinera la historia, pero eso sería demasíado comprometido. No obstante tengo unas cuantas notas de lo que algún día podría ser un libro. Ciencia Ficción.

Si tenemos en cuenta que a los jefes se les supone que: son muy buenos haciendo algo (como trabajar), o, son muy buenos dirigiendo y motivando a un equipo y ese es su trabajo en si, o no son demasiado buenos en su trabajo en si pero saber hacer funcionar un equipo, etc. Resulta que me he encontrado con dos personajes que son unos lerdos inútiles haciendo su trabajo, que son unos escaqueados y que no tienen ni puta idea de que es un equipo. Son los típicos que creen que el gasto de móvil es directamente proporcional a su sueldo, y por tanto, estos dos, que cobran pasta larga, creen que trabajar es hablar por el móvil, desviando la conversación de los temas a tratar, y si se ven acorralados por una pregunta directa tipo ¿qué hacemos? o una de respuesta clara: si o no por poner un ejemplo, te piden que les pases un mail que no contestaran nunca. Tambien suele gustarles llamar cuando hace 1 minuto que acaban de salir y el tema no es urgente, "echar la meadita", se llama eso creo, o utilizar voz de "lo tengo todo controlado, nena" cuando están delante de alguien.

Así que esta mañana he bajado a tomar un café. Eran las 9, y cuando he vuelto a casa, a las 10 he visto como 10 llamadas perdidas en el móvil del curro y al minuto he visto que llamaban otra vez . Coño que estoy de vacaciones. Pues he sacado a la perra, que hasta recoger una caca es más agradecido que hablar con cualquiera de ellos dos,  y cuando he vuelto he llamado a uno primero y después al otro. Me han montado unos pollos que pa que. Vaya al parecer hasta se han planteado despedirme por no contestar al móvil. ¿Coño estoy de vacaciones o no? Lo lógico hubiera sido estar durmiendo. Lástima que les he llamado y he entrado en la absurda rueda sino igual me despedían. Tengo la suerte de encontrar buen@s abogad@s entre mis buen@s amig@s y algun@ que estaría encantado de llevar un caso de despido por no "responder al móvil durante las vacaciones".

Total no sabían ni de que querían hablar, supongo que se han metido en una de esas espirales de "yo soy el jefe y tengo que mandar lo que sea aunque no tenga ni puta idea de que estoy diciendo", supongo que se han calentado el uno al otro de que "esta es una rebelde hay que bajarle los humos" (que el cheque-soborno no ha funcionado) o alguna cosa así, que es lo que les mola y les hace sentirse realizados.

Y la pena  es que, aunque voy mirando curros , yo no quiero cambiar, me gusta mi curro y, además, no puedo evitarlo, me gustaría estar ahí para San Martín, que tarde o temprano tiene que llegar. Así yo tendría un final para mi libro  y mi trabajo con un buen jefe sería la gloria. Un aumento de sueldo no vendría mal mientras no llegan royalties, pero vamos por partes.

PS1: Que poco me gustan estos posts vomitados tan largos pero es que tengo una acidez...

PS2: A los Reyes Magos se les puede pedir que en lugar de traer algo se lo lleven y lo abandonen por el desierto?

8 comments:

Antihéroe said...

morirán jóvenes de cáncer cerebral. y pensarán que tal vez trabajar no era solo hablar por el móvil! ser jefe corrompe. odiamos a nuestros jefes y vacilamos con que lo haríamos mejor "si yo fuera..." si tú fueras, serías jefe... pero no lo somos. Avisa, si llegas, de qué se siente y qué te cambia. besos.

Son Poemas said...

Coincido con tu: PS1.

Gracias.

Saludos,
LR.

Que la inocencia te valga :)

Arcángel Mirón said...

No entiendo cómo algunas personas llegan a jefe.

carlota said...

Tus lerdos me recuerdan a dos que tuve yo por jefes, eso sí, en distintas etapas de mi vida laboral, porque si llegan a estar juntos me da algo...con el último, llegué a tener una presión constante a la altura del corazón, del estrés al que me tenía sometida...eso sí, desapareció cuando le mandé bien lejos de mi vida...aunque sé que no siempre lo puedes hacer...Eso sí, eso de ser la mejor en tu trabajo, puede ser un arma de doble filo. Un abrazo, guapa...(te robé tu foto..no te enfades).

Ñoco Le Bolo said...

Los Reyes Magos pueden llevarse de todo, y se lo llevan pero... ¿eres republicana? Creo que no les gusta llevarse a los republicanos, después, en el desierto, les dan problemas.
Espera a San Martín pero, no es por desanimarte, nunca son los cerdos de verdad los que tienen su San Martín.

Ñoco Le Bolo said...

Me tomaré once uvas,
antes de las doce,
alrededor de las once.
Me queda una.
Me tomaré una uva a las doce.
No me queda ninguna.
Y entonces:
31.622.400
Eso tendré
Eso tendrás.

nancicomansi said...

Buena y rompedora idea esa de pedir que se lleven en lugar de traER...Hay que ser ecológicos y reciclar, aunque sea personas, si estas no funcionan y gastan mucho (sobre todo, paciencia...),y estas además me dices que son malas (que lo son....me los imagino zafios e incultos, arribistas y déspotas...asquerosillos, en fin, más que nada por como actúan, je,je...)
gentuza que no se sabe bien por que extraño equilibrio se mantienen dónde están...
HAla, animate y sube foto...recreémonos en el fango y al menos, virtualmente, destripémoslos (AY que violenta me ha puesto lo de la broca por no coger el móvil en vacas...)

besos y paciencia...verás el San Martín...

by Alex said...

Jejeje....si que es largo el post....pero merece la pena leerte...
Pues si que te tienen de malos cojones esos dos...
En Asturias el refran que haces referencia se dice.."A cada gochin, llegai su San Martin"....Con uno podria ser....para los dos es mucho esperar....te aconsejo BUDU....tambien te puedo aconsejar....(esto de forma privada)...un par de chicos malos que les pueden hacer una visita....jajaja...Il padrino asturiano.
Essa, muchisimos besos, preciosa.