15 December, 2007

Valencia - (Laura y Julio. Juan José Millas)

He tenido la gran suerte de que el Lerdo de mi jefe crea que a mi no me gusta viajar, que prefiero quedarme calentita en el despacho, y claro, pue´s el tio empeñado en que viaje. Jua Jua. Me parto.. Lo mío suelen ser viajes de un día a alguna provincia española en la que lo único que tengo que hacer es visitar unos grandes almacenes y darle bola a algún jefecillo de bigote prepotente de por allí, como mucho puedo tardar una horita. El resto del día, si no voy en coche: comer y pasear hasta que es la hora de coger el tren o el avión. Yo hago mucho drama, "jo que palo, otro avión que se retrasa" "jo, tanto rato de tren acabo con la espalda destrozada", " a mi es que no me gusta conducir..." y el responde "pues tu verás pero tienes que viajar más". Si es que es imbécil el pobre, lástima que a veces puede más el asco que le tengo y tenemos unas enganchadas  tremendas, si consiguiera mantener la sangre fría con semejante imbécil sería la Reina del Mambo.

La semana pasada, aburrida de mails y de teléfono y de estadísticas y de informes,  una vez vi que los trenes circulaban con normalidad, fuí a su despacho con cara de circunstancias: "tengo que ir a Valencia que me da está descontrolado". "Pues no se que esperas" (con tono de amenaza). Y bajé (tralarí tralará) a la estación a comprarme unos billetes para el Euromed.

Estuve en Valencia de pequeña pero solo recuerdo que al principio me gustó que vistieran de fallera, pero cuando empecé a escuchar tracas me moría de miedo. Aún no he superado el miedo a los petardos.

Lo primero que hice fue buscar la oficina de turismo (si, claro, para pedir  un mapa y ver donde tenía la reunión) y me atendió una chica tremendamente amable que me recomendó un paseo de un par de horitas incluyendo varias opciones para comer. Me pareció una ciudad muy amable con un centro histórico muy manejable. Era un día con una luz y una temperatura idóneas para pasear y entretenerte con esas cosas que ignorarías en tu ciudad. Lástima de la improvisación por que hubiera podido ir a ver la exposición de Sorolla, ("creo que tendré que volver en Enero por que hay que hacer un seguimiento especial"). ¡Qué estrés!

miracle del mocadoret

bicicleta abrigaeta

jaume I Ilustrado

Antes de coger el tren de vuelta, que ya era de noche y lo único que se ve por las ventanas del tren es tu propio reflejo, me compre el "Laura y Julio" de Juan José Millás, y me lo leí de tirón en las tres horas (SIN RETRASO!!) que dura el trayecto. Es una novelita corta o un cuento largo, 190 páginas de letra grandota con el inconfundible estilo de Millás. ¡Cómo me gusta este hombre! Leo sus artículos en el País y lo escuchaba los viernes por la radio con Gemma Nierga cuando hacían el concurso de cuentitos, que es el único programa de radio que he escuchado con regularidad. Me encantó el "No mires debajo de la cama" y me han dado ganas de volverlo a leer. Aparte de la terrible imaginación que tiene este hombre me gusta su estilo directo, ameno y fácil de leer. Utiliza exactamente el tono, correcto y sin pretensiones, que espero en un cuento y que me gustaría saber utilizar si yo fuera escritora. "Laura y Julio" es la extraña historia de una pareja y su vecino, aparentemente perfecto. Pero tengo que admitir que del libro, lo que más me ha gustado son los cuentos de sombras que el prota. cuenta a una niña. Para hacer boca el principio de uno:

"-Érase una vez un país en el que había menos sombras que personas."

 

 

19 comments:

DELIRIUMTREMENDS said...

Joder, yo es que siempre me meo contigo y la historia de odio que te traes con el jefe ese que debe ser mas que imbécil por como lo retratas... seguro en personas es peor todavía. Pues mira, tuviste, parece, un día precioso. Cambiaste de aires, encontraste gente amable, te hiciste unas fotos molonas, y respiraste otro aire. Y encima de vuelta con Millás, quien quiere mas??? Millás fué una época mía bonita, siempre recuerdo a los escritores por el momento en los que los leí, me traen recuerdos, y Millás es casa de mis padres, tardes calentitas, y tranquiliadad y paz. Luego sí le he seguido en artículos pero poco mas. Yo cojo un autor, lo exprimo, me lo leo todo, y paso a otro. Soy cíclica, bueno, ya lo ves con el barman.. el ciclo que llevo¡
Que mi silencio no fué por líos, fué por una gripe que me tuvo en cama casi una semana... lo demás sigue igual, ya lo ves.
Un besazo, me encantan las fotos, y sí, una pena lo de la expo fallida....

carlota said...

¿Tú estás segura de que tu jefe no llegará nunca a este blog? jajaja...mira que te corta los viajecitos, con lo bien que te lo pasas tú (y haces bien, que coño!). El primer libro que compré de Millás, vino un día mi cuñada, me dijo "ay, me lo llevo, que me gusta mucho este..." y hasta hoy! grrr...odio los nodevuelvelibros.

Gracias said...

Me paso por aquí y no tengo más remedio que sonreír (aunque casi nunca comento): primero, por lo bien que te lo montas (tomo nota, deberías escribir un manual de cómo bandear a tu jefe y dejas la empresa con las superventas ;) Y luego: por tus maravillosas muñecas rusas :)

Le Mosquito said...

Hola, Esa del Blog:
Muchas gracias por los zapatos que has dejado bajo mi cama. Nunca había tenido unos tan originales, por parlanchines.
Uno de ellos está un poco resfriado, así que se ha sonado los mocos con los calcetines de hilo que había reservado para hoy. Al otro se lo ve sanote, porque no ha dejado de corretar toda la mañana por el dormitorio. Ambos son muy majos, y creo que serán zapatos que duren mucho tiempo, así que, de nuevo, muchas gracias.

eSadElBlOg said...

delirium lo mio con mi jefe es para verlo que me estoy convirtiendo en la mujer gato de erizarme y sacar las uñas

carlota, podría llegar a este blog, pero no sabe leer ;)

gracias, me alegro de que sonrias, eso me hace sonreir a mi :)

le mosquito, son un poco traviesos pero son un encanto, ya veras cuando te cojan confianza y te lleven de paseo.

sr Miyagi said...

Echaba de menos alguna historia del gran Lerdo y cia jajaj ¡¡Que bueno!!
Yo estuve en Valencia hará unos 3 o 4 años. Me lo pase muy bien.
El principio del cuento está wai. Aunque solo sea el principio, podría servir como microrrelato ¿no? Es que me estoy aficionando a los micrirrelatos :) ¡Besos!

Arcángel Mirón said...

Qué estrategia inteligente.

- Jefe, no me gusta nada el helado de sambayón...
- Entonces andá y comprate medio kilo, ¿o pensás que acá se viene a jugar?

:)

las ruvis (lasruvis.wordpress.com) said...

uola, nena!!!

primero, nos as conbenzido pa comprarnos hel livrico.
segundo, nos dejas con la hintriga de saver mas de hesa istoria de hodio con tu jefe i los biajes.
i terzero, bas hen enero a balencia?? hestaremos por ayi. lla nos cuentas, bale? que lo mismo podia caer una cerbecica, no?

vesisssss

Luna Carmesi said...

A mi me gusta utilizar la palabra lerdo tambien segun quien.
Tiene su propia personalidad... ¡Pero que tipo mas lerdo! Parece que lo desprecies mas que si mencionas a su pobre madre...
;-)
Tomo nota de tus comentarios literarios.
Bisous

Misántropo said...

Inquietante eso de que falten sombras, o sobren personas; sobre todo en una ciudad como Valencia, toda luz. Yo ahora vivo en una donde salimos a varias sombras por persona y el sol suele brillar por su ausencia.

Mira por donde, sin quererlo, tu post me ha puesto navidaño. Yo nací en Valencia, y ahí está la casa a la que vuelvo todos los años por Navidad, mire usté. Tu foto de la placa (digo bien, placa)del Miracle me ha traído a la cara un airecillo fresco de domingo por la tarde, con caramelo de palo y feria; una imagen de cuando vivía en ese país en el que (como dice el Millás) algunos no teníamos sombra todavía. Me ha encantado.

En cuanto al lerdo, leña al mono. Y no te preocupes, que en enero no tiran petardos por la calle.

Besos de invierno.

anael said...

Estoy de acuerdo contigo, en que me encanta viajar, en que tu jefe es imbécil y en que Millás es genial, es decir, en todo lo que has dicho, jajaja. Te recomiendo que si tienes oportunidad asistas a alguna presentación de sus libros, yo fuí una vez y aún me rio cuando me acuerdo. Ese hombre tiene un don.
Saludos.

El futuro bloguero said...

Que cabrona, me parto. Que bien manejas tu relación con el jefe, qué hábil. jajaja.

Valencia además es una pasada, he ido dos veces en este año y es un encanto de ciudad, la gente, agradable, se come bien, el clima agradable, y si no te pega un golpe de calor-humedad, muy llevadero.

Y Millás. Punto y aparte. Escribe como quiere el tipo. Me gusta más en columnas peridístcas que en novelas, pero también es genial en novela.

(también le oía con la Nierga)

eSadElBlOg said...

srMiyagi, espere a que hable del ultimo viaje en grupo... y siga con los microrrelatos, el suyo de hoy todavía me tiene sonriendo...

ja ja arcangel esa es su filosofía de mando, helado de sambayón (pero que es un sambayón?)

eSadElBlOg said...

las ruvis, hasta cuando estaís? puedo mirar de escaquearme je je, sería my diver veros!!

eSadElBlOg said...

luna carmesi, a que si? es mucho pero que joputa y suena más fino ja ja

misántropo, jo pues tu ciudad da un poco de miedo tal como la pones. Pues mira, me alegro que te haya dado el espíritu navideño sin lucecitas ni demás puñetas. Y que bonito es el nombre de la plaça eh? Busque la historia, es bonita.

anael, si me entero de alguna iré y es que sobretodo me parece buena gente.

futuro bloguero, o eso o me vuelvo loca ja ja. Era chulo con la Niega eh? un día me colgaron un cuento mio en la web de la Ventana y yo estaba como si hubiera ganado el planeta ja ja!

El futuro bloguero said...

No me extraña. Menudo orgullo. Enhorabuena.

Luna Carmesi said...

ji
ji
Aparte de lerdo, te sugiero Lamprea.
Me encanta el termino.
Busca en Google lo que es.
Fantastica definición para un jefe!
;-)

Ñoco Le Bolo said...

Pues yo he viajado hasta aquí, que ya es, y me ha gustado el viaje... y el destino.

sr Miyagi said...

Hoola Esa! Llevo unos días to raros que no hago nada útil ni productivo. Y bueno, como esta mañana he presentido que el día iba a ser igual me ha dado por ir a la libreria a comprarme un libro. Me he acordado de tu post y de tu recomendación y me he comprado uno de Millás. Nunca me había leído nada de él, aparte de sus artículos. Creo que el que me he comprado no es el que tu leiste en el tren. Me he tirao tol día tirao en el sofa leyendo y lo que llevo me ha gustado. ¡Gracias por la recomendación! ¡Un beso! :)