16 July, 2007

AUTOAYUDA vs QUITAPENAS

Hoy me he escaqueado de un “dinar de germanor” con los “compañeros” de trabajo. He fingido no saber nada y haber quedado con alguien. Es una de las ventajas de ser una “prestige single” o soltera reconocida, cuando la gente te oye decir “he quedado” nunca insiste en que pases tu cita a otro día sinó que te abruman con preguntas tipo “¿con quién?” “¿te gusta?” “¿hay algo?”. Pobre de la que diga que si en los días venideros, la oficina te observa desde que entras tratando de ver si tu andar refleja horas y horas de sexo, si tarareas enamorada y se escapa una risita tonta por cualquier cosa, si llevas algun chupetón en el cuello o si por el contrario se te escapan las lágrimas cuando en el Hilo Musical suena el Guardaespaldas. Decir que no supone un gesto de desilusión del que te interroga y creo que en el caso de los chicos aún es peor por que se pone en duda su poder de machote y ligón consumado. En fin, no he ido a comer por que no me daba la gana. Por que no me vale el una de cal y una de arena. Por que en mi oficina, después de un asalto al poder, manda un Triunvirato más inútil que cualquier tripartit y creo que hasta me llevaría mejor con este nuevo e insufrible Aznar de bigote desmelenado que con mi jefe. Por que me quedan dos telediarios y por que ya tengo bastantes capítulos para ese libro que no escribiré por que me tacharian de oportunista por ir al rebufo de “el demonio viste de Prada” y de “yo soy Bea”. Pero quizá si que cuando me decida por un nuevo servidor de ADSL postearé como despiden a una recepcionista por que “no es lo suficientemente guapa” pese a que el mismo que la quiere echar hace unos días la apadrinaba y la defendía a capa y espada como la gran profesional de la recepción, creerme no es una gran profesional, más bien lo contrario, pero que conste en acta, no la echan por eso, la echan por fea. Tambien postearé como mi nuevo jefe, con las pupilas como un hula hop pretende convertirse en la copia española de un fantasma mediático italiano. Y quizá, quizá, postee como desarrollo mi lado más maquiavélico-profesional que parece que se despierta. Y al final, quizá postee como saturada del apasionante mundo de la empresa, me salto ese esperado viaje a la polinesia para el que cualquier día tengo que empezar a ahorrar, y de una vez me dedico a las ONGs. Mi plan era hacerlo dentro de unos años, haber aprendido como se trabaja eficientemente y haber rebajado algo mi hipoteca y invertir lo que haya aprendido en una causa humanitaria y no en el Jet Privado de un accionista. No aprendo nada (bueno), me estoy envenenando y la hipoteca sigue ahí plantando cara. The time has come to make it true... Pués bueno, no he ido a comer con ellos ni tenía ganas de comer sola, así que me he refugiado del calor en la FNAC. No voy muy bien de pasta y llevaba la tarjeta, así que no podía acercarme a ninguna sección interesante, no fuera a escaparseme la tarjeta como me ha pasado otras veces. Bricolaje o Autoayuda. La concursante escoge Autoayuda. ¿Quién ha dicho que esa sección no era interesante? Así al primer vistazo he contado 500 formas de alcanzar la felicidad, secretos para prosperar en el trabajo sin comer queso, guías para que el sexo sea maravilloso aún sin tenerlo, como alcanzar la espiritualidad a traves de los alimentos malecácticos, como encontrar el camino mágico,…He sido capaz de sobrevivir muchos años sin secador de pelo, pero no se como he podido superarlo todo sin leer ningún libro de autoayuda. Pero lo realmente interesante a sido la conversación de dos tipos al otro lado de la estantería. Ellos no me veían, ignoro que hubiera pasado si lo hubieran hecho. -Este es el mejor sitio de toda Barcelona para ligar, y esta la mejor hora. -¿la FNAC? -si, pero esta sección -que dices tio. -que si, fijate, solo hay tías jovenes y alguna madurita potentona. -es verdad tío -pues claro, las que las han dejado, las que les han puesto los cuernos, las que buscan a su príncipe, las guarrillas que buscan libros de sexo... -ja ja que bueno -tu llegas, das un vistazo a los libros y disimulas, luego cuando llega la que te gusta la miras, miras que libro tiene en la mano y le sonríes. Das una vuelta y vuelves, y cuando ella te sonría, que fijo que te sonríe le preguntas “¿que buscas?”. Ella te dirá “no se” y te pondrá cara de pena, como de “es que estoy un poco depre”. Tu vas con el rollo de “vaya, eso no puede ser, ¿te apetece un café?”. Y ya está roto el hielo, a partir de ahí allá tu con tu palique. Entonces uno me ha visto, era majete, y me ha sonreído tratando de ver que tenía en las manos. Y me apetecía un café pero era la hora de volver a la oficina y la Posta de Quitapenas no me quedaba de camino.

No comments: